Los terremotos que han causado mayores pérdidas en los últimos 40 años en la Ciudad de México han ocurrido en septiembre. ¿Por qué ocurren en esta fecha?

Pura coincidencia. El que los eventos de mayor magnitud se hayan presentado en septiembre (en 1985 y 2017) no es nada más que una coincidencia. Actualmente, como señala el Servicio Sismológico Nacional de la UNAM (los expertos en sismología en México), no existe tecnología que nos permita predecir cuándo ocurrirá un sismo (ni en México ni en los países más avanzados en tecnología).

El clima, el ladrido de los perros, las predicciones chamánicas o el dolor de huesos son tan buenos prediciendo sismos como un dado, es decir, no tienen ningún poder de predicción real. México se encuentra en una zona de alta actividad sísmica, por lo que se registran varios temblores a lo largo del día.

Tenemos conocimiento de dónde pueden ocurrir los temblores, sobre todo los que ocurren en alguna falla (como la de Acapulco), sin embargo, no es posible saber cuándo ocurrirán ni con qué intensidad, ¡ni siquiera cuándo va a ocurrir el siguiente gran sismo!

Uno de los grandes mitos alrededor de los terremotos es que los temblores de menor intensidad ayudan a que se libere energía y de esta manera sea menos probable que pase un terremoto de gran intensidad. Esta percepción es errónea, por lo que la ocurrencia de pequeños sismos no afectará que suceda uno grande, ni cuándo suceda.

Mucho se habla también de que hay una gran acumulación en las fallas, lo que puede causar terremotos de gran intensidad en el futuro. Si bien pensamos que en un futuro lo más probable es que ocurra un terremoto de gran intensidad, no podemos saber en cuánto tiempo ocurrirá, si en un mes, un año, una década o cientos de años.

Si no podemos predecir los sismos, ¿qué podemos hacer?

Pese a que no podemos predecir cuándo ocurrirá el próximo terremoto, existen varias medidas que podemos tomar para proteger nuestra vida y patrimonio ante catástrofes causadas por terremotos de gran intensidad.

  • Conocer las salidas de emergencia y protocolos de seguridad, así como atender las instrucciones de seguridad del personal de protección civil.
  • Verificar que el edifico donde rentes o compres una propiedad cumpla con las últimas normas de construcción. No por que un edifico haya aguantado sismos anteriores significa que resistirá el siguiente.
  • Revisar que el edificio donde rentes o compres no se haya dañado por terremotos en el pasado, y de ser así, que haya sido reparado correctamente.
  • Aprender sobre las diferentes zonas de riesgo sísmico en la Ciudad de México.
  • Tener un seguro de daños que ampare tu propiedad y contenidos ante riesgo sísmico.

¿Cómo te puede ayudar Súper?

En Súper te podemos ayudar a conocer mejor sobre el riesgo de tu propiedad ubicada en la Ciudad de México (próximamente en el Área Metropolitana y el resto del país) y ofrecerte productos sencillos y de pago muy rápido. Creemos que productos de seguros sencillos pueden ayudarte a tomar mejores decisiones sobre tu riesgo y protegerte en caso de que suceda un sismo de gran intensidad. El producto paramétrico de Súper puede ayudarte a recuperar hasta 500 mil pesos en los sismos de mayor intensidad en cuestión de días.

Si quieres contratar o conocer más de los diferentes productos de seguro de pago rápido que ofrece Súper déjanos tu correo.

Para la elaboración de este blog se utilizó información del Servicio Sismológico Nacional. Para mayor información visita la página del SSN o sus carteles informativos.