Aunque para quienes viven en zonas sísmicas los temblores pueden ser el principal motivo para contar con un kit de emergencia, hay muchos otros motivos que respaldan la idea de contar con uno: Incendios, inundaciones, derrumbes y evacuaciones por cualquier otra causa.

En Súper te mostramos cómo hacer un kit de emergencia. Consigue una mochila práctica y ligera, donde puedan entrar los siguientes materiales:

  • Botiquín de primeros auxilios: Puedes encontrarlo en cualquier farmacia.
  • Una cobija o manta: Pensando que puedes estar a la intemperie por un periodo prolongado.
  • Agua embotellada y alimentos no perecederos: Lo suficiente para un par de días y si tienes bebés y/o mascotas, debes incluir para ellos también.
  • Documentos importantes y duplicado de llaves: Por cualquier trámite o si la puerta se cierra durante el evento.
  • Linterna y silbato: Por si no hay luz y por si requieres ser ubicado/a en una situación extrema.
  • Papel higiénico: Al menos un rollo completo.

Y lo más importante: Ten la mochila a la mano, preferentemente cerca de la salida o de tu lugar seguro; además siempre mantén la calma en todo momento.

Recuerda que en Súper te ofrecemos el seguro para temblores más sencillo de contratar, conoce más aquí.